domingo, 16 de octubre de 2016

4





el pequeño pez nada
ondula amnióticos líquidos
tiene apenas dos centímetros
pero viene huracanándolo todo

abre su pequeña boca
para dar de beber aire a los grandes peces que
muertos de miedo
se abrazan las escamas

pocas cosas más importan
todos nadan
remontan la pendiente acuosa
saben que del otro lado hay bellezas y espantos

pero insisten en el nado
zumban los sueños de los hombres
y de un golpe
les fraccionan un inerte pasado
para ser la huella que proyecta el sol
en la vereda
siempre
un paso más adelante




1 comentario:

elsagillari dijo...

¡Felicidades! Bienvenido pequeño pez, aún...