sábado, 4 de junio de 2016

1





qué le vamos a decir
a la lluvia
si aquí no hace más que anochecer en el viento
qué le vamos a decir
si no somos capaces 
siquiera
de sumergirnos en ese breve mar enfurecido de sábanas
o de saltar
de una vez y para siempre 
en ese abismo que es la desesperación
de esperar que las cosas sucedan 

qué le diremos entonces
si nunca fuimos capaces
de correr el riesgo
de huir 
bajo su amparo