domingo, 27 de septiembre de 2015

85




hablar solo
con los ojos bien abiertos

un sablazo
en la pulcritud estridente 
de la noche




2 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Encantado de conocerte y de leerte, me quedaré un rato por aquí.

Un abrazo.

Lidia Fernandez dijo...

Me gustó eso de estridente, es que la pulcritud suena así, estridente y soberbia en su inmaculez
y el sablazo la corta y sangra