viernes, 10 de julio de 2015

tres poemas

.

.
6

confundimos el quejido de la sombra
con el sabor informe de lo amargo

me temblás en el costado
impunemente
desconcertando el andamiaje
que me deposita al filo
de tu almohada

como si cargaras
bajo el brazo mi noche cíclope
acarreándola lejos

me temblás
impunemente
en el costado
donde guardo el hueco furibundo
destinado a tu pelo

como aquella súbita boca dibujada
en el destino acechante y confuso
de lo ajeno



16


me deshice en un color
sin complemento

urdí un minúsculo
un mínimo latido

y te besé hasta los desaciertos



19


atravieso bombay
de punta a punta

en dharavi
reajusto el cuerpo
deliberadamente

aquí existo
sólo cuatro veces por hora

y tiemblo
(en maratí mi nombre
suena como una navaja)
.

4 comentarios:

Yashira dijo...

Tierno, bonito, profundo.

Saludos Leo.

P MPilaR dijo...

Ni más hondo ni más bello
Abrazo

P MPilaR dijo...

Ni más hondo ni más bello
Abrazo

P MPilaR dijo...

Ni más hondo ni más bello
Abrazo