domingo, 19 de julio de 2015

77 (en esta casa)




no sobra la silueta de esa risa
la música de aquel perfume
que tus ojos imprimían
en el caos cotidiano
en estos libros revueltos
en la sopa que cruje
cruje
cruje
en los abismales asuntos del mantel 
en los pormenores 
propagandísticos 
de la fastuosa soledad
de aquella araña que
pendiendo de su tela
me observa
el hueco del pecho
mientras teje
su quimera hambrienta
de saliva




2 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Claro está que cerrar el hueco del pecho sería una quimera, pero si alguien puede es la araña, con su mágica paciencia...Mercado, amigo, vengo con la intención de quedarme. Abrazos desde Gallaecia!

Lidia Fernandez dijo...

Muy buen cierre, redondo (que es diferente a circular)