sábado, 29 de marzo de 2014

ESCOLLO




el mar
es imposible

suprime todo intento
a la impotencia
de un puño cerrado

                   en el vacío 



miércoles, 26 de marzo de 2014

CERTIDUMBRES




existe el mar

mas aquí
sólo hay tiempo


 y alas



martes, 18 de marzo de 2014

31




  

no tengo historias que contar


a despropósito poseo
la certeza de los saurios
transitándome la espalda


como único relato






lunes, 17 de marzo de 2014

7




la noche cíclope
me observa la espalda

con su sagaz predilección
lame mi entraña

podría navegarte en mis venas
si quisiera


viernes, 14 de marzo de 2014

7




una línea tensa
___________________________



las manos frías
(las dos)

los ojos cerrados
(los dos)

y el crepúsculo sobre la montaña
que se une

a mi torre de babel



martes, 11 de marzo de 2014

SOBRE ESA MUJER*



Esa mujer está en mí. Se me sale por los ojos para ser la que compra verduras del otro lado de la calle, la que ríe en la carnicería y sufre en el dentista.
Su pelo se me sale por las uñas para poblarle el rostro que, a trasluz, enamora al vendedor de diarios de la esquina.
Y su olor, claro, su olor… Su olor son mis rodillas aplaudiendo; son mis codos temblando el pocillo de café: su olor me ronda la muñeca izquierda (emerge por los poros: yo veo mis vellos erizarse).
Su voz es el desorden de mi biblioteca. Ella flota de cada uno de mis libros escritos y anotados y tachados, para cebar los mates que el invierno imprime en nuestras paredes, mientras las pequeñas voces reclaman circos, piratas o tesoros.
Esa mujer está en mí. Aunque crea que duerme a mi lado, en el costado izquierdo de la cama, independiente, y que el que ronca soy yo.




*Ejercitando la relectura.

lunes, 10 de marzo de 2014

PEZ DE PLOMO




                     A las tres mosqueteras.


Alguien en el mundo nos piensa, mientras nosotros miramos insistentemente cómo el pez de plomo emerge del caño acerado y, precipitadamente, nos impacta en el centro de la frente, para dejarnos nada.


Alguien en el mundo nos piensa, y es la hora del té o del almuerzo, de una caminata con música o de leer en la hamaca; nos piensa, alguien, ignorando siempre nuestro destino egoísta, y todo lo que una miserable muerte avecinará.



domingo, 9 de marzo de 2014

11





Estar parado en la fila del supermercado, y sentir esa sensación (acaso comparable con un puño que arruga una tela) hacerse carne desde las afueras del pecho hacia el centro. Mirar los pies, automáticamente, y mover los dedos en el interior de las zapatillas. Empuñar con la izquierda la ira, y con la derecha la suma de menesteres, hasta entonces imprescindibles.

Cinco o seis segundos solamente. Y no caer.




sábado, 8 de marzo de 2014

jueves, 6 de marzo de 2014

29 (de "39").





quiero respirar
el aire que sale de tu boca
que hace flamear banderas
juntar corajes extraviados
no tener sed



miércoles, 5 de marzo de 2014

SIETE




deambulo por la hora separada
me desovillo en tus ojos
en el descuido de tu nariz
en el afán minúsculo de la hormiga

(la fiera
a lo lejos
me persigue la sangre)

quisiera poder decir
a ciencia cierta

sin tener que equivocarme
inocentemente

que alguna vez
se acabará esta pena
que me orilla las manos




martes, 4 de marzo de 2014

TRES





yo no lo sé
pero tu boca agrega cosas
me deshabita de olvidos

y mi noche podría tener un solo hueco
y yo no importarme

y la caricia presentida
podría nadarme
entre el sueño y la vigilia

y yo no lo sabría
y sentiría la noche venir hacia nosotros
desalmado
sediento



domingo, 2 de marzo de 2014

Poema parabolar (paravolar)







la línea
convexa
que tu empeine proyecta

y el borde
abismal
       de tu recta tibia

la montaña
(que es tu rótula)
en la que hago cumbre

y la parábola
interna
de tu muslo

una parábola paravolar








sábado, 1 de marzo de 2014

3





estás
en cada una de las cosas

en las que anduvieron tus manos