jueves, 13 de noviembre de 2014

2




ella se desplaza
taciturna
haciendo de la inmensidad
la desesperación
de los infelices





1 comentario:

José A. García dijo...

¿Y a quién no le gusta sentirse apenas un infeliz de vez en cuando?

Suerte

J.