lunes, 6 de octubre de 2014

35



a Miriam T., que lee, sin embargo.



abrir camino
en la inmensidad
supone el brutal desconcierto
de no hallar bordes nacarados
que abismen
de los cuales asirse
al menos
un instante antes
de lanzarse al desconocido vértigo
que supone la poesía



2 comentarios:

Miriam Tessore dijo...

y vamos
y caemos

yo llego y vuelvo a empezar todos los días de cero

es una obsesión
una adicción

gracias Leo, de corazón

Lidia Fernandez dijo...

Hola, Leo. Tanto que no venía.
Leo esta serie de poemas hoy, y descubro que desde octubre no estás aquí.
Donde andás? Te quedaste arriba del árbol?
Admiro tu poesía, tu tenacidad para escribir aún sobre la rama o bajo el agua.
Un abrazo