viernes, 19 de septiembre de 2014

45





atelonar la suspicacia
suministrándole abrigo
para no evidenciar
que aquí
a esta hora vacía de tictacs
agonizo por morder tu lengua



2 comentarios:

Darío dijo...

Esa, esa es la agonía...

José A. García dijo...

Y llegar hasta quién sabe donde...

Suerte

J.