lunes, 8 de septiembre de 2014

2




hay que asediar
al olvido
oculto
detrás de la memoria
como a la goma
detrás de la chapita
de cerveza
que hostigamos
hasta embriagarnos
de placer perverso



4 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Me encantó ese final. Abrazo Mercado!

Leo Mercado dijo...

Gracias, Hermidalonga. Abrazo.

Darío dijo...

Hay que rascar todo aquello que pretende negarse, si senio...

Leo Mercado dijo...

Que el olvido no venga. Nada más.
Un abrazo, Darío.