sábado, 26 de julio de 2014

5




por momentos
dudo
verdaderamente
que tanta ira
habite
el simiente esternón
sin al menos
minúsculas intenciones
de trepar un poco al norte
del pecho
al cuello
y terminar ahorcándome


haciéndome el favor



5 comentarios:

Darío dijo...

Brutal poema.

Leo Mercado dijo...

Gracias, amigo querido.

Sara D. dijo...

Fatalmente bueno.
Abrazo con anís.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Sara.
Otro abrazo.

Lidia Fernandez dijo...

Excelentemente crudo. Besos