jueves, 24 de julio de 2014

4




el insomnio
más odiado es el del
perro que ladra
incesantemente
a las tres de la mañana



2 comentarios:

Darío dijo...

Quizá porque subyace un peligro en ese guau guau persistente...

Leo Mercado dijo...

Es posible, pero insisto...