martes, 27 de mayo de 2014

8

   

   En la cocina hierve la sopa acechante de profundidades. En la ducha alguien canta: es una mujer hermosa. Un gato maúlla sutilmente, del otro lado del vidrio. Un príncipe y una princesa se baten a duelo de dulzuras. Una paloma observa, posada en el cable, los pormenores que le esperan.  Y un hombre, mientras tanto, cierra los ojos, inhala profundo, y la felicidad lo envuelve por completo, hasta llenarle de vida la vida.



8 comentarios:

Caro Fernández dijo...

Toda una escena llena de imágenes, con banda sonora de fondo.
Fabulosa prosa poética, Mercado. Vaya mi admiración y sinceras felicitaciones.

TE AMO, con locura

Leo Mercado dijo...

Por fin saliste del baño: ya me dejaste sin agua caliente en el calefón.

Yo también TE AMO (y tengo frío).

Carles Querol dijo...

"En la cocina hierve la sopa acechante de profundidades" me parece tan hermoso! No sé si acercarme a oler la estructura humeante de los sueños o sumergirme en las aguas profundas que se abren detrás de las palabras.

Cuando LEO tus poemas, me suelo quedar con un silencio cargado de sueño. ¡Gracias!

Darío dijo...

Como si vivieses en un mundo posible y precioso, Mercado. Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias Carles. Me alegra mucho que la palabra cumpla mucho más que su cometido.
Un abrazo grande.

Leo Mercado dijo...

Darío: lo hago.
Un abrazo.

Lidia Fernandez dijo...

qué lindooo

Leo Mercado dijo...

Gracias!!!!