jueves, 20 de febrero de 2014

Vía a Finisterre (reeditado por ternura)




I

se desfasa el tiempo
mientras Iacobus
pesca en el lago de Genesaret
y yo le escribo pistas
(en el hombro hábil)


II

pienso en la Vía del Finisterre
y se me asienta en los dedos
todo el peso de la historia


III

yo no sé si fue la vieira
o este sueño de andar
a cuatro pies
lo que nos repuso el alma


IV

me anclo en tus caderas
irremediablemente dormidas

hay pocos kilometros
entre Sestao y Baracaldo

y toda la vida
(entre nosotros)


V

en San Sebastián
sediento
te bebo
el mar que hay en tus ojos


VI

el viento
te arrebata el pelo

nos rescata


VII

nada nos deja
sin nosotros
sin los remotos huesos
de una patria extrañada


VIII

vinimos aquí
para olvidar el tiempo
las distancias

para sabernos posibles


IX

y lo fuimos


X


lo somos




8 comentarios:

Anónimo dijo...

IX (y) X!!!!

(y) XI; XII, XII .............................................................

TE AMO

( qué comentario más rebuscado)

Leo Mercado dijo...

Jajajajajaja. Con vos, Caro Fernández, hasta el infinito y más allá.

Darío dijo...

Quisiera hacerle un guiño, pero no sé de esos trucos. UN abrazo.

Leo Mercado dijo...

La literatura, por definición, es un juego de complicidades, Darío.
Un fuerte abrazo.

Jorge Ampuero dijo...

Se entiende como la breve crónica de un viaje en busca de un nosotros.

Saludos.

Leo Mercado dijo...

Es exactamente eso, Jorge.
Un abrazo.

el maquinista ciego dijo...

Qué hermosura de poemas y, sobre todo, de amor ;))
Dicen que el camino de Santiago hace eso mismo, reponer el alma. Yo lo haré este año, y espero caminarlo y beberlo tan bien como ustedes!

Bicos!!

Leo Mercado dijo...

Gracias, mi estimadísima Su Sa Na.
Un beso grande.