sábado, 25 de enero de 2014

63





comparto el hastío
de mi taza de café

 
ambos nos bufamos
de la noche en la que somos
un puñado de sombras

 
habitándonos


11 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Siendo un puñado de sombras debe ser más fácil mezclarse, y ser juntos. Quizás sea la luz la que nos pone límites...Abrazo amigo Mercado!

RECOMENZAR dijo...

Vengo a hacerte compañia Pongo la taza de te a tu lado mientras ambos seguimos respirando y disfrutando de a dos la realidad fria

el maquinista ciego dijo...

Habitarse en una taza de café, sin que haga falta nada más. Eso sí combate las sombras, y permite el hastío sin necesidad de dejarse caer al pozo..

Bicos, Leo, y vuelva!

el maquinista ciego dijo...

Habitarse en una taza de café, sin que haga falta nada más. Eso sí combate las sombras, y permite el hastío sin necesidad de dejarse caer al pozo..

Bicos, Leo, y vuelva!

Mariela Laudecina dijo...

Muy bello! Andó con muchas cosas pero vuelvo, siempre vuelvo amigo mío. Abrazo.

Leo Mercado dijo...

A veces, querida Vera, la oscuridad es un buen amparo (una buena excusa).
Fuerte abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias RECOMENZAR, por la visita y la estadía.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Creo que "una taza de café" puede ser una metáfora infinita, Sus.
Besos.

PD: Sí, vuelvo. Sucede que estoy de vacaciones, entonces ando lejos y sin reloj.

Leo Mercado dijo...

Gracias por el recuerdo, la visita y la apreciación, Mariela.
Besos.

el maquinista ciego dijo...

jaja, si está de vacaciones...no vuelva!!! disfruten de lo lindo y carguen pilas ;))

bicos

Leo Mercado dijo...

Pues, no quiero volver!!!!!
Gracias, besos.