domingo, 14 de diciembre de 2014

48






no sé si soy yo
el que está aquí
a merced
de estos huesos



sábado, 6 de diciembre de 2014

6



que no importe
nunca jamás
tener que mirarme
sentado
tieso
con la copa de vino


saber que soy
un país
fuera de mí



sábado, 22 de noviembre de 2014

46




los locos andamos
galopando corduras
en exceso



domingo, 16 de noviembre de 2014

3




suculenta
rabiosa
apuñala un pollo
sobre la mesada

detrás del telón que es la mesa
yo bebo una copa de vino
como si nadie
se estuviera desangrando






jueves, 13 de noviembre de 2014

2




ella se desplaza
taciturna
haciendo de la inmensidad
la desesperación
de los infelices





miércoles, 12 de noviembre de 2014

1




cualquiera sabe que
para ser pez
primero hay que haberse
empapado
de nado
las ansias



sábado, 8 de noviembre de 2014

43




encender la hoguera
con el silencio
como única anunciación



jueves, 6 de noviembre de 2014

38





lleno la alacena de despiadados víveres
que confabularan en mi contra
y se empeñarán
en mantenerme vivo
un mes más






viernes, 24 de octubre de 2014

6





con la boca seca
y las raíces siniestras

pensé un punto
paralelo
de luz

para viajar
lejos





 

martes, 21 de octubre de 2014

8




de canto
decúbito
dorsal
ocomosea
la noche postrer
me abraza hasta los huesos
huecos





sábado, 18 de octubre de 2014

34




la luna
es una mujer hermosa
que sólo se deja aullar
de lejos



jueves, 16 de octubre de 2014

39




Al nono Nene…



no recuerdo la voz de mi abuelo
la imagino siempre ahí
(a la luz de la distancia
y con la muerte como intermediaria)
flotando en el aire
muda

en mi memoria sobrevive su denso bigote
sus fuertes lentes
y su boca
moviéndose o riendo
pero no esa música posible

siempre creí
que en ese intento
se había ido mi infancia
para siempre



miércoles, 15 de octubre de 2014

40




a veces
correr
es un buen ejercicio
para dejar rezagada
a la soledad


al menos por un rato



domingo, 12 de octubre de 2014

32





con actitud científica
indago al nudo del centro del pecho

que acusa ser
la metáfora

esa figura literaria
de la soledad



sábado, 11 de octubre de 2014

37




miro la lluvia
y lloro


por amor al pleonasmo



jueves, 9 de octubre de 2014

36





que no le importe un carajo
a nadie
que un hombre
esta noche
a las oncecincuentadelnuevedeldiezdeldosmilcatorce
aquí
en Salta
se desangre
íntegro

que nadie haga nada al respecto
díganle chau
y déjenlo



martes, 7 de octubre de 2014

31






sorteo desafiante
el velo que separa
la tristeza
del borde de la copa de vino
y la ciño
a mi furia
por mantenerme
una noche más
a salvo






lunes, 6 de octubre de 2014

35



a Miriam T., que lee, sin embargo.



abrir camino
en la inmensidad
supone el brutal desconcierto
de no hallar bordes nacarados
que abismen
de los cuales asirse
al menos
un instante antes
de lanzarse al desconocido vértigo
que supone la poesía



jueves, 2 de octubre de 2014

29




hay para quienes
la poesía
es
un espanto alado



martes, 23 de septiembre de 2014

30






aquí
arriba del árbol
se está muy bien


déjenme
involucionado
analfabeto


sin más expectativas
que rascarme la cabeza
como única felicidad



lunes, 22 de septiembre de 2014

26




soy miope
y camino por la cuerda floja

a veces
el valor se confunde con el aturdimiento





viernes, 19 de septiembre de 2014

45





atelonar la suspicacia
suministrándole abrigo
para no evidenciar
que aquí
a esta hora vacía de tictacs
agonizo por morder tu lengua



miércoles, 17 de septiembre de 2014

21





vista desde afuera
la escena parece intrascendente

un hombre
mediocre
olisquea
como si fuera una mascota doméstica
el cuello de una mujer indiferente
que sólo piensa en sí
en la supuesta suculencia
de su vestido rojo
o en el denodado brillo
de sus satíricos espejos

pero desde adentro
la escena es realmente estremecedora

el hombre es
en verdad
un vil vampiro
que aspira a succionarle
hasta la última gota de sangre
y ella es
también en verdad
una tierna mujer
repleta de miedo
presta a sucumbir
bajo la dulce amenaza
de un encanto



jueves, 11 de septiembre de 2014

16



a veces
no podemos sino perdernos
en la bendita opresión
de ajustar la corbata invisible
que todos cargamos
en el centro del pecho
adentrísimo

como una forma de retorcernos el pescuezo
para confirmarnos
que aún guardamos
vida


lunes, 8 de septiembre de 2014

2




hay que asediar
al olvido
oculto
detrás de la memoria
como a la goma
detrás de la chapita
de cerveza
que hostigamos
hasta embriagarnos
de placer perverso



domingo, 7 de septiembre de 2014

25 (reedición arbitraria)




aquí
en estambul
recupero consonantes
distingo lo casual
de lo cáustico
la pimienta de alepo
del eneldo

distingo al mármara del negro
partiéndose en dos cauces desiguales

a la mujer de entre el tumulto
a la que observo
secreto

a la que quisiera entrármele al escote
en un gesto de descaro
besarle el cuello
la boca

pero no
este doble frío
de huesos y de ausencias
amilana todo intento

y yo me quedo solo
como siempre
buscando un punto
sólo un punto de calor
entre tanto invierno



Estambul, invierno de 2005.



sábado, 6 de septiembre de 2014

15



yo 
ahora 
tejo

un largo poema
para abrigarme
en este invierno medular



domingo, 31 de agosto de 2014

Como de costumbre




otra tarde que se va

estas lejos
y yo descalzo
colgando ropa
como de costumbre

me sonrío
y no digo nada

pronto se irá el invierno
plegando sus redes

sé que no tengo todo

arrullo tu sueño
sencillamente
y es como si ya
no me faltara nada



jueves, 7 de agosto de 2014

11




algún día
aprenderé
a ser
más
irreverente



jueves, 31 de julio de 2014

7




en pleno día
soy yo
el que asusta
a los monstruos



martes, 29 de julio de 2014

6



no tener miedo
al borde del abismo
es señal
de cobardía





sábado, 26 de julio de 2014

5




por momentos
dudo
verdaderamente
que tanta ira
habite
el simiente esternón
sin al menos
minúsculas intenciones
de trepar un poco al norte
del pecho
al cuello
y terminar ahorcándome


haciéndome el favor



viernes, 25 de julio de 2014

Ballenas en hormigueros. Antología Hispanoamericana de Minificción


¡Gracias a los amigos mexicanos por elegirme para formar parte de esta hermosa antología! 

jueves, 24 de julio de 2014

4




el insomnio
más odiado es el del
perro que ladra
incesantemente
a las tres de la mañana



miércoles, 23 de julio de 2014

3




en época
de poesías flacas
cualquier narrativa
es trinchera



martes, 22 de julio de 2014

2



no es posible andar
a hueso pelado
descarnado
desnutrido de metáforas
por siempre



viernes, 18 de julio de 2014




con urgencia
busco
el diminuto interruptor
que apaga
el mundo
cual si fuera
luz
de
noche



martes, 15 de julio de 2014

8 (consejo para el joven escritor)




para romper
el molde
imberbe poeta
primero hay que haber estado
adentro






miércoles, 25 de junio de 2014

Jauría


A Caro

A lo lejos, la jauría aúlla, erizándole los árboles a este valle de inoculables letanías. A lo lejos, también, la luna es un ojo artero, enorme, que espía los pormenores lúdicos desde atrás de ese aserrado telón que son los cerros del oeste.
Yo, aquí, escribo pistas. Acecho con vociferaciones, propias para otra ocasión, la serpenteante espalda de una mujer hermosa a la que, creo haberlo dicho ya, la ternura se le sale por los ojos.
Aquí bebo del cuenco de sus muslos, tirito de espanto, de espasmo, todos mis huesos demasiado. Soy el obstinado, el barbado, el sublevado; soy el niño que teme a la oscuridad y el viejo que también teme, postrado ante el advenimiento de la más absoluta de ellas. Soy Adán, lo juro, subido a un árbol con mi cuerpo cubierto de pelos, comiendo una manzana (esta vez soy yo el que inicia el caos) con desenfreno animal. Soy aquel que viaja en una nave indescriptible, por una galaxia inexplicable. Soy. Soy el hombre que escribe como única forma de anclarse a algo que realmente valga la pena.

Soy el que aguza el oído y escucha a la jauría, cada vez más cerca. Y sonríe, con los dientes afilados y la valentía intacta. Soy el que cierra la cortina, apaga las luces y produce el milagro. Entonces, soy el que abraza a la mujer aquella, Eva, la que no ha probado manzanas, la que baja del árbol para mecer mi sueño y ser el pez que marca el rumbo de la manada. Porque es necesario, porque a veces es menester dejar el coraje a otros más inofensivos y decir chau, hasta mañana.