domingo, 22 de diciembre de 2013

Clase de Prehistoria




Una línea parte la mensurabilidad histórica en dos*.
Cuentan que el suceso puntual, estuvo relacionado con el hecho concreto de empezar a plasmar símbolos sobre una superficie perdurable, hace unos 5.000 años.
Hay una línea, ínfima, delgada. Detrás, lo ágrafo.
No importa aquí hablar de Egipto, Mesopotamia o China; basta decir, simplemente, que estábamos, de este lado de esa línea, discutiendo la transición de un verbo parecido al verbo amar; un verbo que, en una servilleta de papel que aún conservo, latía más allá incluso, de la intemperie misma del tiempo. Y que ese juego de símbolos nos llenó el espacio de risas y de pequeñas voces.  






Discutir los pormenores epistemológicos o teóricos que nos llevan a considerar a la historia historia desde que el hombre, en cualquiera de sus versiones, puso un pie en la tierra, forma parte de la harina de otro costal, y no es el propósito de esta clase.



4 comentarios:

Olga Iso dijo...

Me encantó Leo! Gracias, lo voy a compartir con mis amigos!

Leo Mercado dijo...

Gracias a vos, Olga.
Por supuesto, compartí el texto con quien quieras.
Un abrazo.

Vera Eikon dijo...

Bello.....

Leo Mercado dijo...

;)