miércoles, 18 de diciembre de 2013

17




como si de eso dependiera
la sucesión de las cuatro estaciones
o el ladrido del perro

quiero decir
la paz entre los tallarines de la olla
o el ruido de tu risa en el cuadro torcido

la dulzura femenina del orden de mis libros
y el reflejo antónimo de mi pelo y mi barba

estimados amigos
aquí es menester
una boca
unas manos
ciertos ojos
la silueta predilecta

entonces
pienso
sostengo

voy a dejar abierta la ventana

para siempre



6 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Me encantó! Abrazo!

el maquinista ciego dijo...

Precioso, Leo. Sin duda, ya es uno de mis favoritos de todo lo que he leído aquí ;))
Besos, para ti y para Vera!

Leo Mercado dijo...

Gracias Vera. Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Qué lindo, Sus!!! Gracias!!!
Besos.

María Sotomayor dijo...

Se derrama la ternura...

Abraza Leo.

Leo Mercado dijo...

Gracias, María
Fuerte abrazo.