martes, 26 de noviembre de 2013

7




los quejidos del piano
no amilanan mi impaciencia

recrudecen
aún más

mi entrársele en las tripas




5 comentarios:

Vera Eikon dijo...

No siempre la música amansa a las fieras, a veces se acompasa a su rugido...bico, estimado!

Leo Mercado dijo...

Nunca más de acuerdo con usted, mi estimada Hermidalonga.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Poemazo.
Ah,que es eso de "petaquita"? es horrible! Más allá de mi pequeñez prefiero ni nombre a secas. Además me hace acordar a un pelotudo que me decía así. Abrazo.
Mariela

Leo Mercado dijo...

Gracias Marielaasecas. Por un momento me sentí un pelotudo.
Abrazo.

Leo Mercado dijo...

PAra vos, Marielaasecas: http://www.youtube.com/watch?v=Fa2TvszNvU0&list=PL44EB3A7F713D8F5B