lunes, 11 de noviembre de 2013

19




me deslizo
vivo el vino puro
vociferando en su cristalina cárcel
masticándome los adentros

mientras tu noche sucede




6 comentarios:

Vera Eikon dijo...

vino y la noche del otro(u otra en este caso)...no conozco combinación más embriagante...Abrazo amigo!

Leo Mercado dijo...

No, sospecho que ante la conjunción, nada hay más embriagante.
Besos, HL.

María Bartolomé dijo...

A veces, hay que masticarse.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Sí, pero con delicadezas supremas.
Besos.

Darío dijo...

se rumia el vino en ciertas noches...

Leo Mercado dijo...

Mágico elixir.