domingo, 10 de noviembre de 2013

10




no hay placer más escalofriante
que descubrirse
el corazón siniestro






8 comentarios:

el maquinista ciego dijo...

Y a pesar de lo siniestro, me arrancaste una sonrisa, jeje.

Buen domingo -día siniestro donde los haya, por otra parte...-

bicos!

Darío dijo...

Y no cargar el plomo de la culpa... Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Hay en la poesía una utilidad que casi siempre se ve manifestada los domingos.
Gracias, Susi.
Besos.

Leo Mercado dijo...

O saber utilizarlo.
Abrazos.

Vera Eikon dijo...

El corazón abriéndose y cerrándose como anémona al margen de la voluntad del océano...Siempre me rompe eso de la siniestra. El modo en que se utiliza el lenguaje como instrumento de la censura....Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Creo que aquí hay una certeza de saberse víctima o victimario.
Gracias, HL.
Beso.

Miriam Tessore dijo...

no sé si es place lo que me pasa a mí al descubrirlo, creo que es temor de mí. Y me pasa.
No lo había pensado antes con esta claridad.

(YO, la que analiza todo)

abrazo

Leo Mercado dijo...

VOS, la que analiza todo, estás en lo cierto.
Abrazo.