martes, 8 de octubre de 2013

37




dosmilmetrosdealtura
las nubes se disputan
rincones del cielo
y éste
abatido ya
nos otorga todo su llanto

la leña
mi espalda
renuncian entonces

y descendemos todos
acuosos
beligerantes
abriendo destino
a filo de hacha

hasta el cálido candor
en donde nos dejamos cocer
para sabernos
para sentirnos enteros
desafiantes




6 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Qué bien nos sentimos, aquí abajo, cociditos.
Abrazos, siempre

Darío dijo...

Las nubes, al menos, tienen más sensatez en la lucha por el territorio... Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Así es Amando...
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

El cielo sabe mucho más de lo que imaginamos, amigo Darío.
Fuerte abrazo.

...jebumarï... dijo...

qué bonito :)
norte a puro amor

Leo Mercado dijo...

Eyyyyyy!!!!
Tanto tiempoooooo Jesuuuu!!!!!