martes, 10 de septiembre de 2013

9




la mujer eyecta la voz
con la punta de su lengua


estremeciéndome las certidumbres



10 comentarios:

mónica pía dijo...

estremeciendo las certidumbres... ¿y cómo cae esto? yo creo que es bienvenido para un alma de poeta...

cariños

Darío dijo...

Jaque...

Leo Mercado dijo...

una mujer que te estremece hasta las certidumbres cae como anillo al dedo, mónica. Literalmente.

Leo Mercado dijo...

...mate.

Vera Eikon dijo...

es cierto, la voz se eyecta....mire usted la precisión de algunos verbos...Abrazo!

Leo Mercado dijo...

La lengua es catapulta, Vera.
Abrazos.

Mariela Laudecina dijo...

Hay voces que saben donde apuntar y producen grietas en otros cuerpos. Basta una hendija para que esa voz se cuele y ese cuerpo la recuerde; y comience a dudar de todo lo que supone certero.

Abrazo, muy bello el poema.

Leo Mercado dijo...

Gracias por el poema, Mariela.
Besos.

Diego Alejandro Majluff dijo...

"Si esa lengua hablara"... Y habló.
Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Y habla, sí.
Abrazos, Diego.