viernes, 30 de agosto de 2013

Dos poemas




8


tus pies juntos
asustados

se desnudan
lentamente

entienden de una vez
que mis ojos
mi sudor


son contingencias ajenas



27


su olvido
me abate

su espalda
sin embargo
me roza
para que no sufra tanto

para que deduzca que aquí
son vísceras
acaso el arpa que se dibuja
en su cuerpo de costado
lo que le falta
a nuestras exiguas penurias 



4 comentarios:

Mariela Laudecina dijo...

Bello.

Leo Mercado dijo...

;)

Vera Eikon dijo...

Yo me imagino una espalda como mano, y otra espalda como arpa, y el roce entre ellas, sólo eso...Bonitos. Beso.

Leo Mercado dijo...

Una música posible, Vera.
Besos.