sábado, 3 de agosto de 2013

5



en el espasmo
en la contracción
en la saliva última
en mi mano urdiendo tu pelo 

ahí
no antes


cruje mi intento



12 comentarios:

Mariela Laudecina dijo...

Este poema es hermosísimo, pero lo arruina el "todo" de: "tu pelo todo". Haceme un regalo y sacalo ese "todo" es malo, como los caramelos georgalos. No pude dejar pasar la oportunidad de esta rima bestial. jajajjajajja!

Leo Mercado dijo...

Jajajajaja. Bueno, lo sacamos.
Mansa rima la tuya, Mariela.
Gracias por la recomendación.
Abrazos.

Anónimo dijo...

Uhhhhhhhhhhhhhhh!!
Y a mí que me gustaba con el "todo"!!!

Luna.

← Nicolás . dijo...

Muy bueno.
Au revoir !

Leo Mercado dijo...

Ufff, Luna...

Leo Mercado dijo...

Gracias Nicolás.
Abrazos.

PMPilar dijo...

los dulcísimos 'mi' 'tu',
pelo y mano urdentes.

(bien se valen y ajustan a intención.
Bien al 'tu' intento)


Saludos, Leo

Vera Eikon dijo...

ay.....

Leo Mercado dijo...

Los mejores posesivos, Pilar, son los consecutivos mi-tu.
Gracias por la lectura y el comentario.

Saludos.

Leo Mercado dijo...

ey...

Miguel Buján dijo...

Todo pelo tiene un lugar. Los hay incluso que malviven en las lenguas y convierten a sus hombres-hogar en hombres pusilánimes y tristes, apocados, que sufren tos y atragantamientos diariamente. Incluso en lo muertos sigue más vivo que los muertos mismos, al menos por un tiempo.

Los coños yo los prefiero rasurados, ciertamente, y a poder ser que nunca crujan.


Te sigo leyendo, mercader. No hablo pero te leo. Ando inmerso en otras fronteras aguardando a dar el paso en un descuido de los aduaneros. Cuando llegue a algún sitio vendré a hablar contigo (aún recuerdo que te debo una llamada).
Este fin de semana ando de fiestas en el pueblo y veré a mi amigo aquel periodista al que quiero hablarle de tus libros y los versos de Salazar. Solo espero que no estemos los dos demasiado borrachos para olvidar después todo lo que hablemos.

Un abrazo, compañero. Delicioso este poema.

Leo Mercado dijo...

Gracias, como siempre, gallego.
Espero tu llamada.
Abrazos.