miércoles, 3 de julio de 2013

IX




la misma mano
acertando el equilibrio
desfasando
tiempo
espacio

devolviéndonos el pálpito
que nos arrima
un poco más
a la tierra

y encontrándonos
a orillas de ese ancho riesgo

que es amar




10 comentarios:

el maquinista ciego dijo...

...o simplemente decir el viento, guiarlo al norte y atreverse a cruzar, encontrar...

Un abrazo.

Vera Eikon dijo...

Hermoso!!! Abrazo!

Leo Mercado dijo...

Otra de las formas del riesgo, maquinista.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Vera.

Darío dijo...

Me pregunto si todo riesgo incluye la apoteosis...

Mariela Laudecina dijo...

Por qué tanto gerundio? Considero que quedaría mejor: "La misma mano que acierta el equilibrio
desfasa tiempo y espacio
nos devuelve el pálpito
y nos arrima
un poco más a la tierra" (...)

Beso y abrazo.

María Sotomayor dijo...

Todo palpito entraña un riesgo, igual que todo poema. Bello Leo.

Beso.

Leo Mercado dijo...

Gracias por la recomendación, Mariela.
Los gerundios son mi karma.
Beso.

Leo Mercado dijo...

Sin lugar a dudas, María. Es el vértigo el que nos mantiene en la cuerda...
Besos.

Leo Mercado dijo...

Darío: Sí.