jueves, 25 de julio de 2013

Himnos a la pena


                                                  para Caro

I
que se avergüence siempre
puta pena/pena puta
de la cárcel de costillas
que la apresa
en el centro
del pecho


II
alguien imagina
un esternón espádico
ensartándola
hasta
sangrarla


III
Carolina sueña que los perros la cercan, que la angustia, corrosivo líquido, segregación interna, le amalgama la sangre. Carolina mira el negro cielo y ve a la luna redonda, enorme. Yo me sueño lobo, del otro extremo de la almohada.


IV
abrazo la metáfora que
más allá de la fisionomía latente
se yergue intacta
pura

y
egoísta
la hago sólo mía


V
pobre de tactos
contra el paredón
no queda nada
de la pena
ceñida a su propio paso

indisoluble
perfectamente postergable
con la sien marcada
por la jauría
de la parca


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me quedo sin palabras. Gracias por sanarme, por rescatarme, por llenarme el alma de poemas y la vida de ternura.


TE AMO

Caro

Leo Mercado dijo...

Idem.

Miriam Tessore dijo...

Bellísimo Leo! y con aires diferentes a lo que suelo leerte. Me encantó!

Leo Mercado dijo...

Gracias Miriam. A veces uno muta de maneras insospechadas.
Besos.

Vera Eikon dijo...

Hermoso homenaje...Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias Vera.
Besos.

Beto Monte Ros dijo...

"que se avergüence siempre
puta pena/pena puta
de la cárcel de costillas
que la apresa
en el centro
del pecho"

Simplemente ¡perfecto!

Caro debe estar muy orgullosa.

Saludos.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias Beto, me alegra muchísimo que te guste.
Fuerte abrazo.