martes, 30 de julio de 2013

9




diez de la noche

un avión sobrevuela la montaña
atraviesa la luna
partiéndola por un instante en dos hemisferios
y se adentra en la gran nube

mi mujer disputa un rincón de privilegio
al amparo de Tiersen y Piazzolla
entre sabanas latentes

yo observo la gran escena
envuelto en humo
mientras mis dedos saltan
incansables
hasta entorpecer la nada
y delinear
el plan para un poema



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pintar con palabras, eso hacés con tus versos. Gracias por el cuadro, por el mensaje, por concretar el plan...
Me gustó mucho

Caro

Darío dijo...

Dedos, a punto de gestar belleza. Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Caro: El plan sos vos.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Darío.
Un abrazo.

Vera Eikon dijo...

Me hizo soñar ese avión....Bello y tierno. Abrazo, Leo.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Vera.
Por lo general, los aviones hacen soñar...
Besos.