martes, 23 de julio de 2013

8



en una playa lejanísima
estabas


seguramente venías de algún sueño
de esos
en los que uno está
con la boca abierta
pensando en la inmensidad
como plan para un poema


y después despierta
uno
habiendo olvidado el plan
los pormenores


recordando en cambio
el perfume a vainilla
que brota de entre tu pelo revuelto
en la cama
a mi par


6 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

No, pues imagínate, a cualquiera se le olvida sueños y todo! jajaja.
Muy bello!
Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Sara.
Abrazo.

Vera Eikon dijo...

Y ese perfume a vainilla no es plan para un poema, o ya un poema?..

Leo Mercado dijo...

Jajajajajaja. Pues, también.
Beso.

Mariela Laudecina dijo...

Este poema me encanta. Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Mariela.
Abrazo.