sábado, 27 de julio de 2013

7




la inutilidad de
pasar la mano
por la garganta
contra el ejercicio
de alzar los ojos
hasta que los labios del frente
se conviertan
en el sudor sin pausa
de entrarnos
hasta
el
alma



6 comentarios:

Lucía Peretti dijo...

que intensidad
entrarse hasta el alma
y después
viento norte, carajo.

Leo Mercado dijo...

Gracias por pasar a leer, Lucía.
Besos.

Nueva Luna dijo...

Guau! esto sí que es verdadero! Me encanta cómo lo decís!

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias.
Besos.

Mariela Laudecina dijo...

Este también me gustó mucho.

Leo Mercado dijo...

Bueno. Gracias.