lunes, 22 de julio de 2013

23




ella estira su brazo
para rozar mi espalda
y el sol elije salir
nuevamente
por el este

desembocando
en sus piernas antes
y mis brazos después

señalando el silencioso alarido
oculto en las paredes
o en el reflejo espejado de una luna ausente

ella estira su brazo
para rozar mi espalda
y el engranaje inicia
nuevamente
el ciclo hermoso de estar juntos



2 comentarios:

Mariela Laudecina dijo...

Ella estira su brazo
para rozar mi espalda
y el engranaje inicia
nuevamente
el ciclo hermoso de estar juntos.

Me quedo con este poema adentro del poema. abrazo.

Leo Mercado dijo...

Anillo de moebius.
Gracias, Mariela.
Beso.