miércoles, 12 de junio de 2013

XXVIII





como si la vida fuera
sólo beber tus heridas

 
o cuidar la impronta
de tu cuerpo en mis manos

 
remontar acaso
la cotidiana pendiente
envuelta en polvo suspendido

 
o escarbar cadáveres
(víctimas del tiempo)

 
como si nada más hubiera
fumo tabacos humeantes
incansablemente
y adivino formas sin sombra




 

14 comentarios:

Miriam Tessore dijo...

y si fuera así? y si es correcta la elección?

sólo que cuando la duda aparece...

Leo Mercado dijo...

Es que, creo que es así, que es la elección correcta.
Un beso, Miriam.

Vera Eikon dijo...

Es que no hay nada más, como tampoco hay elección, al menos en el sentido de que somos nosotros los elegidos, es algo que sucede de un modo irrevocable.Son tan delicados tus versos cuando escribes así..Abrazo.

Darío dijo...

Ahí somos pichones de Sísifo. Un abrazo.

Miguel Buján dijo...

Huummm...la delicadeza...

Yo suelo comprender tus versos de un modo más animal, más de tripas para adentro. Cuando hablas de una tierra suspendida sobre sí misma asumo menos la belleza que la ruptura y las decantaciones del humus y los muertos. Es buena cosa que uno escriba en una dirección y que las lecturas sean rumbos siempre diferentes según el que te lea.

No ando bien de plata y no puedo comprarme (este mes) una de esas tarjetitas telefónicas, pero pronto te pediré un tfno adonde poder llamarte. Como a la Salazar voy apedirte alguna copia de tus libros para ver si consigo que mi amigo Héctor Porto habla de vuestra literatura en el semanal de cultura del periódico donde él escribe tras leeros. Si no os reseña le soplo dos hostias. Me debe desde la juventud más de una excelente lectura. Va siendo hora de recuperar las buenas costumbres de otros tiempos.

Bien sabes bien que yo siempre te aplaudo por convencimiento.


Un abrazo, mercader.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias Vera.
Besos.

PD: No, no hay elección.

Leo Mercado dijo...

Y quizá en todos lados lo seamos, Darío.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Con todo gusto, gallego; y como siempre, agradecido hasta la médula.
Abrazos.

M. Jimena Gómez dijo...

Hermoso, como siempre.
Un abrazo

Leo Mercado dijo...

Gracias, Jime.
Besos.

María Sotomayor dijo...

Leo... te crecen maravillas en las manos.

Beso!

Leo Mercado dijo...

A veces quisiera que me crecieran alas, María.
Muchas gracias.
Besos.

Noelia Palma dijo...

Leí y me quedé entrecortada un minuto. Miré hacia el costado y vi tu listita de nombres.
Y se completó tu poema. Yo le puse sombra.

Leo Mercado dijo...

Entre esos nombres el tuyo, amiga.
Besos.