lunes, 24 de junio de 2013

Tu pelo en cambio




las nubes se suspenden
bajas
sobre los cerros del este

superficie rugosa
de la cotidianidad

donde sólo cabe
la luna
llaga siempre abierta
metáfora de la muerte
que es la noche

tu pelo en cambio
es el llanto
que esconde el sauce
repugnado de odios e impotencias

que las hormigas ignoran
evadiendo en línea ondulante
la rigidez de una geografía
propensa a algún declive



11 comentarios:

Darío dijo...

Presiento un éxtasis de valles... Un abrazo.

Omar enletrasarte dijo...

muy interesante poema
saludos

Vera Eikon dijo...

Se me llenan los ojos de naturaleza, y de pelo....Me encantan estos poemas, leerlos suavecito en la mañana. Beso

Beto Monte Ros dijo...

Leo. Hermoso poema, me gusta eso de "...metáfora de la muerte que es la noche" y el juego de palabras en "la rigidez de una geografía propensa a algún declive"

Saludos.

Sara O. Durán dijo...

Las hormigas no lo ignoran... hacen como que lo lo ignoran, jajaja!
Muy bello!
Otro abrazo.

Sarco Lange dijo...

Usar el pelo como una horca maravillosa, donde se muere, pero de gemidos.

Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Gracias a todos.
Los abrazo.

María Sotomayor dijo...

Trenzar la mano con un leve llanto de sauce, Leo... es entonces el paisaje y tu poesía.

M.

Leo Mercado dijo...

Gracias María.
Besos.

Mariela Laudecina dijo...

Me gusta la forma en que evocás en tus poemas el pelo de la mujer ( o de esa mujer)

Leo Mercado dijo...

En toda evocación hay un deseo. Sospecho que será eso.
Gracias Mariela.
Besos.