sábado, 22 de junio de 2013

Paisajes interiores




me acurruco entre escudos
de verdes inconsolables
en donde el cielo
infinito de azules
desespera
abisma

mi destino es fatal
indefectiblemente

construir la palabra
ladrillo a ladrillo
y luchar puñal en mano
contra los fantasmas del olvido
que me empujan hacia la nada
              sin nombre de los días

respirar fatigado
y que lo que reste
sea tu mano en mi espalda

y mis ojos
llenos de pájaros ajenos



10 comentarios:

Noelia Palma dijo...

Ay Leonardo, que estoy convalesciente y vos me das un cross directo...

María Sotomayor dijo...

Los pajaritos ajenos que nos sobrevuelan, los poemas ajenos que nos llenan.

Besos Leo!

Leo Mercado dijo...

Habrá que contarte hasta 10, Palma.
Besos.

Leo Mercado dijo...

María, los pájaros son siempre ajenos, sino no podríamos volar.
Besos.

Mariela Laudecina dijo...

Menos mal que por lo menos tenés los ojos llenos de pájaros. Pobre hombre!

Leo Mercado dijo...

Pobre yo?

Mariela Laudecina dijo...

Por lo de destino fatal!!!!

Leo Mercado dijo...

Ah. Naaa.

Sara O. Durán dijo...

Hola Leo! Elegante, triste desolador, con una belleza muy especial.
Mucho gusto de conocerte.
Te dejo un abrazo!

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias, Sara.
Abrazos.