viernes, 7 de junio de 2013

Dos poemas





10


aprendí a escribir entre silencios
a engendrar versos simples
sin exuberancias

sabiendo que una palabra
podía empuñar toda la noche que te acecha

y así anduve
ahogándome
casi sin premeditaciones
cada vez que nombraba al mar



19


me deslizo
vivo el vino puro
vociferando en su cristalina cárcel
masticando mis adentros

mientras tu noche sucede





6 comentarios:

Darío dijo...

Son exuberantes de hermosamente simples, Leo. Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias, Darío.
Abrazos.

Vera Eikon dijo...

"sabiendo que una palabra
podía empuñar toda la noche que te acecha"....mayúsculo!! Un abrazo,Leo.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Vera!!!!!
Abrazos.

Anónimo dijo...

Sos increíble: no dejás de maravillarme como escritor ( como hombre, está claro que me tenés deslumbrada)

Leo Mercado dijo...

tonta...