miércoles, 8 de mayo de 2013

Tres poemas




47



sin embargo
me incrusté en tu párpado
en detrimento de mis alas

y aunque estuvieras dormida
supiste ser guía
en mi noche
ausente de luna

de referencias letales




49


a veces
fue precisa tu ausencia

quiero decir
andaba yo taciturno
cebando mis furias verdes
desajustándome los engranajes

para aprender
a latirme




50

dudo
por un momento
del golpe certero
de la palabra

entonces no sé
si odio
si amor
es lo que mis costillas
abrazan



4 comentarios:

Darío dijo...

Hay un límite impreciso, nos confunde...

Leo Mercado dijo...

Nos hace duramente humanos, Darío.
Abrazos.

María Sotomayor dijo...

Leerte es un abrazo contagioso, qué bonito Leo...

Abrazo inmenso!

Leo Mercado dijo...

Qué bueno, María! Ojalá todos pudieramos contagiarnos de poesía.

Fuerte abrazote.