jueves, 11 de abril de 2013

8


 
 
habrá que sobrevivir
con la sutura sin herida
en una ventana sin casas
con un cielo liso y azul
como único atenuante






6 comentarios:

Mariela Laudecina dijo...

Quiero vivir en una ventana sin casa, con vistas al mar o a la montaña.

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajaja. A mí sólo me falta el mar dado que..... alzo la cabeza, y veo a la montaña.

Vera Eikon dijo...

Es bárbaro este poema, Leo. Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Coincido Vera: barbarie pura.
Fuerte abrazo.

Luna dijo...

Y es tambien una verdad.

Saludos, Leíto.

Leo Mercado dijo...

No lo sé, Luna, pero sí son los gajes del oficio.
Abrazos.