domingo, 7 de abril de 2013

6

.
.
.
que no importe
nunca jamás
tener que mirarme
sentado
tieso
con la copa de vino

 
saber que soy
un país
fuera de mí
.
.
.

9 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Inmenso final...Un abrazo

Darío dijo...

Una isla o un desborde.

Amando García Nuño dijo...

Sentimiento de extranjería propia.
Un abrazo

Leo Mercado dijo...

Y ajeno, Vera.
Gracias.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Una isla, Darío, pero en medio del océano más grande.
Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Y nada más espantoso que sentirse ajeno, incluso de sí mismo.
Abrazos, Amando.

Elena Lechuga dijo...

habiendo
sido
sabido

Leo Mercado dijo...

Elena! Qué sorpresa encontrarte por aquí!
Espero que estés bien.
Abrazos.

inma ortiz dijo...

Wow