lunes, 22 de abril de 2013

5 (primer intento)





el mar se me confunde
a veces
con el amplio cielo liso


entonces
cuando eso sucede
yo no sé si navegar mi nave
en su exacta horizontalidad


debo decir
deberían saber que aquí
en salta
al mar se llega subiendo a una montaña
e inhalando profundo


he ahí el origen de la confusión 



4 comentarios:

Vera Eikon dijo...

A mí me sucede también, pero creo que no es la horizontalidad la que nos acerca, más bien la confusión aproxima....Un abrazo.

Darío dijo...

Yo te aseguro que si el mundo fuese Salta, no pensaríamos en mares, los poetas no necesitarían mares.
A veces siento que Salta (Jujuy también, perdón)es mi lugar en el mundo, todos los años quiero volver...
Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Sí, y es impresionante, Vera, el olor a sal.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Darío: a veces creo convencerme de que escribimos para darle entidad a eso a lo que le tememos; como si pudiéramos apresar la cosa en una palabra, y tenerla ahí, entre rejas.
Salta, Jujuy... qué más da... Están hermanadas por las mismas laceraciones de la geografía, y las nominaciones semánticas o políticas son simplemente nuestra necesidad o empeño.
Abrazo.