martes, 30 de abril de 2013

21




con qué vertiginosa textura
nos adentramos el viento

 
con qué sutil aroma
iniciamos el profético camino

 
o qué elixir mágico
acercó las palabras no dichas

 
son sólo testimonios improcedentes
a este destino de respirarnos el aliento



6 comentarios:

Jorge Curinao dijo...

El viento nos recuerda que la soledad es cosa seria.

Carolina dijo...

Hermoso, hermoso , hermoso...sos un impresionante escritor talentoso. Y no lo digo yo, sino los que saben

Leo Mercado dijo...

Jorge querido!!! Nos debemos un abrazo, amigo!

Leo Mercado dijo...

Tonta mi amor...

Darío dijo...

Nos adentramos, así, sutilmente...

Enidsa Novoa dijo...

si efectivamente el viento y su danzar nos conmueve, la soledad el viento y la naturaleza a mi me inspiran màs a crear, son buenos compañeros saludos desde lima