miércoles, 13 de marzo de 2013

2 poemas

.
.
.
VIII


ella ahí
ávida
sedienta

la montaña no se inmuta
bebe sangre
insaciablemente

y en sus entrañas
engulle vidas
   (destino divino)

y emerge
exhalando fuegos
y rostros de tiempo

más tarde
cinco siglos más tarde
el ejercicio de la rutina
la traerá nuevamente a mis ojos

mi labor será entonces
develar sus infinitas muertes



IX



comparten la pared
vivos y muertos

verticalidad vertiginosa
que intercala
honorables diplomas
y libros de final incierto

más aquí
en el mundo voluptuoso
de lo asible
se dibuja la silueta verde
de tu espalda
la métrica perfecta
de tus dedos
gravitando
urdiendo mis criaturas gramaticales

mucho más aquí
rectas líneas imaginarias
dibujan el sillón
desde el cual
   observo feroz nuestra contienda
.
.
.

16 comentarios:

Darío dijo...

Qué poemas rotundos, Leo. Parecen sangre de tu tierra. Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

De alguna manera lo son, Darío.
Abrazo.

Vera Eikon dijo...

Lo asible...y aun así tan en fuga...Un placer leer estos dos poemas. Beso

Dual guillenata dijo...

Genial Leo!
Unas imágenes extraordinarias.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias Vera.
Fuerte abrazo.

Leo Mercado dijo...

Una sorpresa saberte(los) por aquí.
Muchas gracias, Guille o Nata.
Abrazos.

María Sotomayor dijo...

Me he estrellado contra la pared...

Beso Leo.

Leo Mercado dijo...

Mejor que contra la montaña, María.
Gracias.
Besos.

taty dijo...

"la silueta verde de tu espalda"

la montaña amante, qué hermoso.

saludos.

Leo Mercado dijo...

Gracias taty.
Besos.

Mariela Laudecina dijo...

Hoy es uno de esos días que puedo decir lo primero que se me viene a la lengua, porque si es lo que me viene a la cabeza, lo pensaría al menos un poco. Entonces, hago silencio. Me gusta la imagen que evoca el poema, pero no el poema.
abrazo.

LIdia Fernandez dijo...

Me gusta mucho esa contienda que no lo es, salvo que sea de amor.
Está bien que tengas una lectora que se atreve a decir que algo no le gusta (laudecina), sino sería muy empalagoso leer los comentarios.

Leo Mercado dijo...

Hay contiendas que sí lo son, Lidia.

Leo Mercado dijo...

Laudecina!!!!!! Pensé que había respondido tu comentario...
Buuuuuuuuuu!!!!!! Dejá de desayunar nafta super!!!!!!!!!
Jajajajajaja.
Te vas a hacer pegar al pedo por la justiciera anónima, que anda comentando por ahí, y vaya uno a saber quién es, jajajajajaja.

Leo Mercado dijo...

Laudecina!!!!!! Pensé que había respondido tu comentario...
Buuuuuuuuuu!!!!!! Dejá de desayunar nafta super!!!!!!!!!
Jajajajajaja.
Te vas a hacer pegar al pedo por la justiciera anónima, que anda comentando por ahí, y vaya uno a saber quién es, jajajajajaja.

Leo Mercado dijo...

Igual no me quedó claro a cuál de los dos poemas hacés referencia.
Besos, amiga querida.