jueves, 17 de enero de 2013

17

.
.
.
aquí desnudo
vulnerable
imperfecto

viviendo injustamente hueco
en el intento de abarcar en mi pupila miope
todo el rededor del mundo

soy un niño
temeroso ante las sombras
ante las manos que me despojan
de mis ropas
y mis pieles

no digo verdades

cualquiera se da cuenta
que solamente tengo
un verso para cada olvido

que sepas
:
aquí me bebo
el mar de un sorbo
engullo la tierra toda
como si de saciar el hambre
dependiera el ejercicio de mi libertad
.
.
.

14 comentarios:

Celeste dijo...

Frágil.

Me encanto, escribís muy lindo.

Vera Eikon dijo...

A veces pienso que más que de saciar el hambre se trata de mantenerla viva...Y escribirlo es la nuestra defensa de lo vulnerable..Gran poema. Besos, Leo(compañero miope..cómo marca nuestro modo de estar!!)

Darío dijo...

No son verdades, pero nos hacen vivir...

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias Celeste.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Sí, Vera: se trata de mantenerla viva (que es, acaso, mantenernos vivos). Y escribir es la defensa, sí; es la advertencia; es el esfuerzo del nervio detrás de los cristales.
Festejo el compartimiento de un mundo borroso!!!! Jajajajaja.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Y nos mantienen vivos, Darío.
Abrazo.

María Sotomayor dijo...

"un verso para cada olvido"

me voy, me voy ya...

M.

Amapola Azzul dijo...

El "como si" ese está bien escrito. Me gustó.

Contundentes palabras.

taty dijo...

que sepas
:
este poema llega al alma.

saludos.

Leo Mercado dijo...

Pero volvé, María.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Ufff... Una suerte Amapola Azzul.
Gracias por pasarte.
Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias taty por semejante honor.
Un abrazo fuerte.

protervidad dijo...

Es un golpe, creo que tomaré todo ésto a modo de latitud, o de borde, posiblemente como la oración antes de la caída. Es sublime.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias, protervidad. Tus palabras son siempre muy afiladas.
Abrazo.