miércoles, 29 de febrero de 2012

Tres breves muy

.
.
.
15
(descubrimiento)

corregir es
colgarse de un árbol
desde los pies
e intentar ingerir un sorbo de agua



17

en la otra orilla
de la noche
un pájaro anida el olvido



18

en ésta
tu boca
besa mi llanto
.
.
.

martes, 28 de febrero de 2012

Cinco poemas

.
.
.
GEOGRAFÍAS

aprendo la paciencia
y el andar aletargado

el corazón
no reconoce distancias
se inunda de recuerdos

se vuelve tormenta
por momentos

y mis palabras gotas

me embarco así
por calles de polvo eterno

sombreadas
por la incansable
entereza de las hojas

que no se cansan
de depender del árbol

y que comparten conmigo
el tenaz ajetreo
de una tempestad común



LO QUE NOS QUEDA

sólo se trata
de callar

y de esperar
el horizonte



NADA

no tengo maravillas
o sorpresas
no obnubilo
ni destello

me conmueven
solamente
las huellas de agua
de tus pies
por la casa

y el saberte
siempre conmigo

a pesar de este yo
lleno de nada



CERTIDUMBRES

existe el mar

mas aquí
sólo hay tiempo

y alas



PUJANZAS DEL DESVELO

pude entrar de un zarpazo
en estos versos blindados

hubiera podido hundirme
con los pies desnudos

hundirme sin más
en estas
palabras percudidas

preferí en cambio
el sabor complejo
de lo amargo

el difícil ardor
de la punta de mis dedos

la indivisible sucesión
de escobas
que purgan sombras

incluso más allá de mí
.
.
.

domingo, 26 de febrero de 2012

Menester

.

.
.
Doblé
prolijamente
el pañuelo                            (tuolortuolortuolor)
en cuatro partes

y lo guarde.

Con la certeza absoluta que, al abrir el frasco, todo volverá a empezar.
.
.
.

sábado, 25 de febrero de 2012

20

.
.
.
Siempre
hay
algo
más

que este cúmulo de inciertas noches de bamboleante sosiego, donde un ciclópeo telón apuntala mi maltrecha entereza.

Que
este
puñal
de
ternura

que aprieto entre los dientes, para sacarle verdades a la rispidez que comparece ante el instante en el que vos, diminutamente hermosa, recibís el torrente de esa estrella, invadiendo tu cuerpo, mojándolo íntegro.

Siempre
hay
algo
más

que este desaforo sobre mi equino, que este refunfuñar desazones y procurar que la cerrazón que el cielo otorga, no acometa sobre mi destino de quebrada río arriba.

Estoy
diciendo

que aquí no tengo nada y que estoy solo, hablándote en la costumbre de sacudirte el vestido, aunque mires la ciudad y lo ignores.
.
.
.

viernes, 24 de febrero de 2012

Dos poemas

.
.
.
7


la noche cíclope
me observa la espalda

con su sagaz predilección
lame mi entraña


podría navegarte en mis venas
si quisiera



20
                                                       Para Aña, el niño que alguna vez, en la selva guaraní,
                                                       me confesó que era un árbol. Él tenía cinco años de edad,
                                                       yo algo más de veinte; en ese momento no supe o no pude entenderlo.



entonces
harto de los quehaceres
de la sombra

de rebosar
en la propiciación acuática

nazco

y me nombro
con un vernáculo silencio
acorde a mi piel oscura
a mi lóbrego pelo

y mis pies enraízan
y mis manos enraman
y me sonrío entonces
como parte del viento
.
.
.

martes, 21 de febrero de 2012

Variaciones de lo sutil

.
.
.
Quisiera decirte que el liquidámbar enrojiza sus manos, cuando te vas.




***



Te envío una carta entonces (las palomas mensajeras han perdido el rumbo).



***



El chirrido de tu pelo es la única música posible.



***



Afortunadamente, la lluvia arrastra, río abajo, este olvido sumergido.



***



Mi mano proyecta el amor sobre tu cuerpo, aunque parezca una sombra.



***



De tus pies amo la impronta, y el camino por venir.



***



Sin vos, soy una isla desierta; y este cuarto (lo juro) es el más inconmensurable de los océanos.



***



Tu boca, esa risa: las variaciones de lo sutil.
.
.
.

sábado, 18 de febrero de 2012

Apuntes para una ternura

.
.
.
I

Cierro los ojos, y el mundo es lo que sucede dentro del telón de párpados.



II

Mi lengua tensa la ere de la palabra amor hasta dejarme sin aire.



III

(Sólo aquí, entre paréntesis, puedo sentirme arropado).



IV

La botella vacía, acurrucada al borde de la puerta, es aún el mejor de mis naufragios.



V

Ya no temo ni parto: amo.



VI

Tengo muertos mudos, sentados en mi mesa. Mudos muertos con los que no sé qué hacer.



VII

Lo sorprendente será siempre mirar el camino andado.



VIII

Delicadeza suprema: remontar a contracorriente el cierre de tu vestido.



XIX

Alguien sabrá qué hacer, alguna vez, con todo esto.
.
.
.

jueves, 16 de febrero de 2012

Miércoles




Remendar el tedio, porque está partido en mil partes, porque es miércoles y el fin de semana se presenta tan lejano como las vísperas de alguna anunciación. Acomodarlo, rejuntarlo; en fin, ensamblarlo. Porque afiebrarse fraccionadamente no tiene razón alguna. Porque es necesario incluso levantar la alfombra y recuperar los restos ahí extraviados. Y tenerlos juntos, desparramados sobre la mesa, como si de remontar pretéritas vértebras se tratara.
Y una vez terminada la faena, recién entonces mirar sobre el plato la impronta de tu boca en la galleta a medio comer. Y llorarte toda.

miércoles, 15 de febrero de 2012

10

.
.
.
un tren viaja certero
en su doble azar paralelo

la música suena indiferente

y sobre esa oruga acerada indago
lo que mirás
cada mañana
cuando abrís los ojos
.
.
.

lunes, 13 de febrero de 2012

1

.
.
.
salir

quiero decir

SALIR

a clavarle mis cuchillas en el centro del pecho

quiero decir

ESTOS VERSOS
.
.
.

sábado, 11 de febrero de 2012

Tres poemas

.
.
.
6


confundimos el quejido de la sombra
con el sabor informe de lo amargo

me temblás en el costado
impunemente
desconcertando el andamiaje
que me deposita al filo
de tu almohada

como si cargaras
bajo el brazo mi noche cíclope
acarreándola lejos

me temblás
impunemente
en el costado
donde guardo el hueco furibundo
destinado a tu pelo

como aquella súbita boca dibujada
en el destino acechante y confuso
de lo ajeno



16


me deshice en un color
sin complemento

urdí un minúsculo
un mínimo latido

y te besé hasta los desaciertos



19


atravieso bombay
de punta a punta

en dharavi
reajusto el cuerpo
deliberadamente

aquí existo
sólo cuatro veces por hora

y tiemblo
(en maratí mi nombre
suena como una navaja)
.
.
.


martes, 7 de febrero de 2012

Varios

.
.
.
10


mis pies inscriben en la arena
mis huellas son relatos

inquirido
acusado
dialogo con el velo de tu espalda



59


bebemos de la misma sed
intercambiando luces

nacemos desde
el mismo origen del día

somos
pez
ave

y eso nos salva



62

me derrumbo

clavo mis incisivos
en la tierra

entonces sueño
que este bar
que esta ciudad

sospecho que mis pies
distan mil espejos
de estar a salvo



66

voy a decirte
que te extraño
que estrujo versos
hasta la última gota

ahora
cuando mis manos mudas
tiñen sudores impropios

cuando me amparo
en el mar que son tus ojos

cuando decido esgrimir un mundo
a la medida de mis pies descalzos

cuando nada de lo que soy
supone nubes en las que viajar



68

algo
algo permanecerá

la eterna nube
hoy galopante alazán

el llanto del río
fulgor todopoderoso

tus manos
dibujando risas en mi boca
malhumoradamente hosca

los motivos
este oficio de cazador acechado
.
.
.

lunes, 6 de febrero de 2012

13

.
.

.
reconstruyo la música
que tu cuerpo emana

en un puño cerrado
y un corazón sediento
.
.
.

sábado, 4 de febrero de 2012

6


.
.
.
una huella en el piso del baño
es el pasado de tu pie derecho

el futuro en cambio
es lo que espera en la cama 
.
.
.


viernes, 3 de febrero de 2012

12

.

.
.
imagino la atmósfera
retenida en tu boca

esa sutil provocación
.
.
.


jueves, 2 de febrero de 2012

8

.
.
.
miro la curva ascendente
que tu pelo dibuja
en la almohada

y puedo decir
.........................he llegado al final
.
.
.

miércoles, 1 de febrero de 2012

17

.
.
.
ella estira su brazo
para rozar mi espalda
y el sol elije salir
nuevamente
por el este

desembocando
en sus piernas antes
y mis brazos después

señalando el silencioso alarido
oculto en las paredes
o en el reflejo espejado de una luna ausente

ella estira su brazo
para rozar mi espalda
y el engranaje inicia
nuevamente
el ciclo hermoso de estar juntos
.
.
.