miércoles, 19 de diciembre de 2012

.
.
.
tengo que romper por fin
de un golpe
el cristal que subyace a lo efímero

y besarte
.
.
.

5 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Y en tus versos parece el sonido del cristal al romperse, una música melodiosa....Un abrazo(por cierto, este podría ser el poema de la pecera que sugeriste...)

Leo Mercado dijo...

Jajajajaja, Vera. Todavía no termino de aditar la entrada...
No, el poema de la pecera tiene que ser escrito por vos.

Vera Eikon dijo...

Rauda vine....Y la pecera es tan hermosa idea, cómo hallar la veta de agua que la llene...

Darío dijo...

Hay que pasarse de la raya, ser impertinente...y besarla...besarlo.

Leo Mercado dijo...

Efectivamente, mi estimado Darío.
Abrazos.