lunes, 26 de noviembre de 2012

28


.
.
.
un verso
reconstruye la pasividad
de tu cepillo de dientes
y el espasmo
ante la ausencia de tu boca
.
.
.

3 comentarios:

Darío dijo...

El verso ocupa espacios, se hace cargo...

Verónica C. dijo...

Leo, me dijiste que seguía intacta.
Tú no.
Tu te creces y profundizas.

Besos!!!

Leo Mercado dijo...

Uffffff...
Será así, Vero?
Muchas gracias.
Besos.