martes, 13 de noviembre de 2012

26

.
.
.
tu perfume
sujetándose
al borde de la puerta


manteniéndome vivo
.
.
.

11 comentarios:

Gabriela Luzzi dijo...

Hermoso poema
que lindo es el viento norte que sopla por acá

Saludos!

Vera Eikon dijo...

Quizás el perfume sea el umbral que traspasamos hacia el otro...Abrazo

Darío dijo...

Nos transporta, como la música de su boca...

Leo Mercado dijo...

Absolutamente de acuerdo, Vera.
Abrazo.

Mariela Laudecina dijo...

Qué linda imagen.
abrazo chico enamorado.

Leo Mercado dijo...

Gracias, chica (algo)....

Mariela Laudecina dijo...

jajajajaja!!!!!!!!
sonó a -ups, no la conozco... y ahora que le pongo acá?
Por lo general, el algo puede implicar infinitas cosas. Me gusta como suena, impersonal y a la vez todo lo contrario. Estoy muy oriental por estos tiempos.
abrazos chico miope.






Leo Mercado dijo...

Jajajajajajajaja. Y bueh, Laudecina.....
Abrazosssss.

Leo Mercado dijo...

Gracias Darío y Gabriela. No sé por qué no me llegan los comentarios al mail, y acabo de ver los suyos en el escritorio de blogger, como "pendientes de moderación"...
Abrazos a ambos.

Felipe dijo...

Al borde... el perfume como un recuerdo que al cerrar la puerta ya no estará.

Estas 4 líneas me transportaron a visualizar toda una escena.

Leo Mercado dijo...

Gracias por las palabras, Felipe.
Saludos!