martes, 30 de octubre de 2012

ORIGEN

.
.
.
          Los antiguos habitantes de la Mesopotamia sostenían que el ácido de la primera cebolla domesticada, eyectado accidentalmente sobre los ojos de su cosechador, habría inventado el llanto.
          Desde entonces, nos pasamos unos cinco mil años tratando de entender la tristeza.


(De "Hacer el cuento, microcrónicas", Macedonia, 2012)
.
.
.

10 comentarios:

vera eikon dijo...

¿Será el pago por el yugo al que hemos sometido a la naturaleza?? De todos modos ¿por qué tratar de entender la tristeza? Aunque la entendamos la tristeza no dejará de ser lo que es, y sin ella nos habríamos perdido tanta belleza....
Gracias por compartir esto. Beso

Leo Mercado dijo...

Sospecho que porque de eso se trata, Vera: no hay forma de entenderla.
Gracias a vos por la lectura.
Besos.

Jorge Curinao dijo...

Me encantó el texto, Leo. Espero ande todo bien por allá. Abrazo!

Mariela Laudecina dijo...

Excelente! Muy delirantes estos pibes. abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias Jorque querido!!! Tengo una deuda enorme con vos. En cuanto llegue a Salta (estoy en Mendoza aun) la saldo.
Abrazo grande!

Leo Mercado dijo...

Quiénes, Laudecina? Los habitantes de la Mesopotamia o los que escribieron el libro?
Jajajajaja.
Beso.

Mariela Laudecina dijo...

Ambos.
abrazos.

Leo Mercado dijo...

Jajajajaja.
Abrazos.

María Sotomayor dijo...

Qué maravilla!

Leo Mercado dijo...

gracias!