domingo, 26 de agosto de 2012

10


.
.
.
frágil


como el cristal sin vino
como la noche sin luna


como la cama vacía
donde mi cuerpo
amenaza con quebrarse
.
.
.

8 comentarios:

Lucas Fulgi dijo...

Que belleza, Leo. El ritmo perfecto para entrar en clima.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Lucas.
Un abrazo.

Mariela Laudecina dijo...

Leo, yo le sacaría trémulo. Creo que tu cuerpo a punto de quebrarse lo dice todo. "Trémulo" le pone un pequeño palito que no deja que el poema se deslice. Le da un toque cursi.
Es posible que con este comentario me granjee la antipatía de tus admiradoras. Pero tengo que sugerirlo, porque creo que el blog no solamente es para que te digan lo maravilloso que escribís, si no también para la diversidad de opiniones. También cabe la posibilidad de dejarlo pasar y por una simple palabra no meter la cuchara, pero me gustan este tipo de intervenciones, como también me banco que me las hagan, es más, bienvenidas sean. Si me dá para defender mi poesía lo haré, siempre con fundamentos sólidos y no asquerosamente subjetivos, y si no tomaré la sugerencia agradecida.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Mariela por tu honestidad.
Sabés que yo dudé mucho entre "trémulo" y "quebrarse"... Sabía que corría el riesgo de, de alguna manera, redundar.
Y sí, la verdad es que me gusta mucho más sin "trémulo".
Gracias nuevamente por la certeza.
Besos!

Maritza dijo...

Preciosos versos...
Una cama vacía amenaza a cualquiera...

Abrazo grande!.

Leo Mercado dijo...

Abrazos, Maritza.

Vera Eikon dijo...

Cómo haces para meter tanta emoción en tan solo unas pocas palabras. Me haces pensar en la elasticidad del poema, o en el cristal que desfragmenta la luz en colores que el propio sol ni imagina...La verdad, este poema es perfecto. Un abrazo

Leo Mercado dijo...

Eso, Vera: el poema es elástico: llegó hasta allá, no?
Abrazos.