lunes, 23 de julio de 2012

25

.
.
.
puñal en mano
detrás del tizne ennegrecido
de mis dedos
de la suculenta sangre
que espera y espera


me desgarro taciturno
entre el desorden del soslayo
y me como palmo a palmo
.
.
.

8 comentarios:

Noelia Palma dijo...

ufa pibe! me fascina el texto...

Leo Mercado dijo...

Me faltó el postre nomás...
Besos, amiga.

Luna dijo...

Ese puñal corta sin filo.

Saludotes, Leíto.

Leo Mercado dijo...

Sin filo duele más, Luna.
Besos.

Nueva Luna dijo...

No se a que debemos esta antrofofagia!Lo cierto es que de tus dedos también se suelta el juego de palabras que nos tiene en vilo! Excelente Leo!

Leo Mercado dijo...

Jajajajaja. Yo tampoco sé, NL.
Gracias por la visita.
Besos.

Mariela Laudecina dijo...

Caníbales del mundo oíd!

Leo Mercado dijo...

Justamente, Mariela: los caníbales del mundo oyen. Por eso soy yo el que debe comerse a sí mismo.
Será que soy muy amargo...
Abrazo.