domingo, 3 de junio de 2012

XXXIII

.
.
.
tu boca
al borde
de la taza
de café

y el rayo de sol por la ventana
acertándome la vida
.
.
.

9 comentarios:

Maritza dijo...

Basta, Leo, bastaaaa!! ;)

(No, siga deleitándonos con su romanticismo no más, don Leo)...

FELIZ DOMINGO!

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajajajajaja.
Besos, M.

MEME dijo...

Breve y tierno...
Un saludo

Leo Mercado dijo...

Gracias MEME.
Saludos.

Anónimo dijo...

Minima formula cotidiana, allí es donde debería instalarse el mundo, en el instante profundo de esa gota de café.
Besos Leo M
Bueh... Diana V

Leo Mercado dijo...

Y se instala, Diana V.
Besos.
(Bueh...)

Mariela Laudecina dijo...

"El sol calienta mi nuca, el reflejo de un rayo en el papel hace que el comando superior se equivoque. Stop. Me gusta la vida detenida".

Mariela

Mariela Laudecina dijo...

"El sol calienta mi nuca, el reflejo de un rayo en el papel, hace que el comando superior se equivoque. Stop. Me gusta la vida detenida".

Mariela

Leo Mercado dijo...

El poema a veces es una ventana.
Gracias por pasar, Mariela.
Besos.